Amantes Infinitos

Puede haber ya estallado el universo

en billones de minúsculas partículas

y ser una nube monstruosa de polvo

en la que eso que fui, flote ingrávido,

mas aún de tu ser tendría memoria.

Puede que del agua no quede ni gota

que ni oxígeno ni hidrógeno existan

que los átomos sean una lejana historia

de fértiles enlaces entre los elementos,

mas aún podría matar mi sed tu saliva.

Puede que la atmósfera este extinguida

que haya sido corrompida finalmente

por todos los males de nuestra especie

y mudo sucumba con la vida el sonido,

más aún sería tu voz mi vital melodía.

Puede que un agujero negro, inmenso

se trague de un bocado toda la galaxia,

sorbiendo con deleite todos los mundos

engullendo por siempre tanta maravilla

más aún erraría por el mapa de tu cuerpo.

Puede haberse volatilizado ya el metano

junto con el fétido azufre en el infierno

propagado por cada nimio rincón del orbe

cuando todo estallara con tanta violencia,

mas aún tu aroma me sería un olor amado.

Puede que nos rodee la noche más profunda

que ni el rayo, ni el relámpago ya escriban

su poderosa y nítida marca en la penumbra

siendo la ceguera nuestra última instancia,

mas aún ciego seguiría pintando tu figura.

Puede que ya nada tenga el menor sentido

por haber incurrido en millones de fallos,

quizás sólo quede el amor como promesa

de virtud divina que a los humanos indulte,

por aún ser una raza de amantes infinitos.

 

 

©Marvilla 

 Barcelona 27 de Julio 2014

 

 

Entrelazados en el Infinito

Mis ojos abrí un día

y húmeda se me escurrió el alma

herida por luces estridentes,

fue calculada otra vez mi forma.

Allá vacía en la nada líquida

quedó de mí la imborrable huella,

íntimas y silentes las manos,

las mías soltaron, renuentes.

se cerró otra vez la senda

ya pinta niebla mi mente.

 

Zigzaguea fútil mi trayecto,

pasa cruel de umbrío a lúcido

voy a mil a veces; otras lento,

inerme me espera el amanecer

al albur de veleidosas nubes,

a ratos un ogro creo reconocer;

hoy surge un mágico reino,

a la imaginación me he aliado

oigo mi intuición, y cobra sentido

en esas nubes se agita tu mano.

 

Ella me llama, se vuelve acicate

señales claras me envía

la ruta hacia ti se hace visible

intuido,dorado el lazo relucía.

A él me así sin dudar, adelante!

VOY,me arrastro impredecible

de temeroso, renazco intrépido

voy por ti a batallar, irreductible

desde la clara oscuridad potente

mi sueño me ha vuelto invencible.

 

En vetustas tablas de arcilla

no fue importante escribir nada,

hoy hay nítido entendimiento

silbado en prados de manzanilla

grabada se encuentra en el viento

una historia que jamas será glosada.

Habla de un cierto e invisible lazo,

nuestro natural cruce de mirada,

el que se prolonga infinito

tejiendo toda la vida enlazada.

 

 

©Marvilla  

Barcelona, 28 de junio de 2014